lunes, 27 de febrero de 2012

Caprichos de la genética


Entre los mirlos Turdus merula, no resulta tan extraño encontrar ejemplares leucísticos (parcialmente albinos). Aún así, su exotismo les condena, en muchos casos, a ser presa de fanáticos coleccionistas de rarezas y pasar su vida entre rejas. La belleza, deja de ser bella si está enjaulada.

3 comentarios:

  1. Probinos... que habrán hecho elllos...
    se te olvido poer que a los que quedan se los come el gato!!
    Saludos y a seguir con ello!
    D

    ResponderEliminar
  2. Hola¡

    Muy chulo el blog¡. Solo comentar que no existe lo de "parcialmente albino", el mirlo de tu foto es un ejemplar leucístico (menudo palabro :-))

    Un saludo¡¡
    Pablo

    ResponderEliminar