jueves, 13 de marzo de 2014

Los mundos de Quico

La toponimia nos sorprende, a menudo nos da pistas de la geología, nos cuenta historias o nos recuerda usos pasados. Otra veces simplemente nos confunde e inevitablemente sin quererlo nos oímos repitiendo la misma pregunta ¿de dónde vendrá ese nombre tan raro?
Ésta es una bonita historia de un nombre raro con un origen cercano y un relato narrado de abuelas a nietos. 

Un valle alpino de origen glacial y posteriormente surcado por un río, gris de caliza y verde de pastos y chamargos, amplio y hasta incluso llano. En una de sus laderas dónde la pendiente se hace pronunciada y la roca aflora evitanto ganados, una pequeña requejada rodeada de pared de piedra y chopos del país. Para algunos, su nombre: " los mundos de Quico". 

Un gato montés (Felis silvestris) se pasea por "los mundos de Quico"
Y es que fue hace años aunque no tantos, cuando la vida no trascurría más allá del límite que imponían las montañas que enmarcan este pequeño valle, cuándo la villa y el mercado más próximos estaban a varias horas a caballo y se vivía ajeno a cualquier mundo globalizado, en la autenticidad y aislamiento de un pequeño pero gran universo. Y ahí es dónde vivía Quico. En un mundo tranquilo, sosegado de vacas y hierba que... se le quedó pequeño... y un día anunció a su familia que debía haber un algo más allá de ese murallón de calizas horadadas y que iba a "conocer mundo". Sin embargo su viaje sólo duro varias horas y una reflexión, y su mundo no fue más allá de la pequeña requejada de lo que a partir de ahora se conocería como " los mundos de Quico"

------

Gracias a la pervivencia de esa tradición oral de los magníficos contadores de historias de la montaña. De abuela a nieto.


1 comentario:

  1. No es un mal mundo...
    ...y es una muy buen historia.
    Genial Bea!
    D

    ResponderEliminar