viernes, 8 de marzo de 2013

Aires de primavera

Atardecer de barnaclas canadienses en Kansas


Ni los retales de nieve que cubren las praderas, ni los amaneceres más helados que fríos, nos dejan atisbar la proximidad de la primavera. Pero las barnaclas canadienses Branta canadiensis que invernan en el más puro medio del más puro y prepotente "ombligo del mundo" ya la intuyen. Animadas por los días que crecen y por el sol suave, aunque aún frío de los mediodías, se preparan para buscar sitios de cría más al norte, dónde el verano no agoste la hierba ni seque los chamargos. En unos días dejarán las praderas de hierba alta de estado "red-neck" de Kansas y dejarán campo libre para el inicio de la primavera.


-------

Para Manu, que lo está disfrutando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada