domingo, 16 de junio de 2013

Verde, pero no natural


Verdes son las laderas cubiertas de feleitales post-fuego, verdes son los praos cargados de ganado de las rasas costeras, verdes son las plantaciones de eucaliptos y verde es el pino....pero no naturales. La mano del hombre impregna gran parte de ese norte bucólico, "¿paraíso natural?", requemado, sobrepastoreado, densamente poblado, explotado y lleno de infraestructuras....pero verde. Y es que claro, es verde porque llueve...y mucho! Pero no puede ser paraíso natural cúando prácticamente no hay ecosistemas autóctonos por debajo de los 700 m, será otra cosa paraíso cultural, antrópico, verde o como queramos llamarlo...y nos puede gustar. 

Las estepas, los páramos verdean de clorofila en primavera, explotan multicolores antes de empezar el verano, se agostan, vuelven a reverdecer con las lluvias otoñales y los secan las heladas. Los encinares no son lo que se entiende como verde, el sotobosque de los melojares se agosta-reverdece y se hiela siguiendo el ciclo de las estaciones. Las garrigas, los montes y bosques mediterráneos ni, por supuesto, los desiertos ibéricos lo son. ¿pero son menos naturales?¿son menos paraísos?.

Monte mediterráneo en Andújar


Está claro que nos encanta "lo verde", está claro que en Iberia hay ecosistemas verdes, bastante naturales y poco antropizados, pero no es menos cierto que mucha de esa Iberia salvaje, auténtica, poco humanizada, no es verde y que mucho de lo que conocemos como verde y a menudo se valora desmesurademente es más un pequeño o gran desastre antrópico que un paraíso natural.

Encinares de Extremadura, con grullas incluidas

 Algunos queremos esa España verde pero no nos vale con verde y lluviosa, también tiene que ser natural. Y también queremos esa España mediterránea multicolor, soleada y natural. 

Iberia verde y paraiso natural




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada